Dudas y respuestas sobre las conservas de pescado en lata

dudas y respuestas de las conservas en lata

[title text=”Dudas y respuestas sobre las conservas de pescado en lata”]

Os resolvemos en este artículo las dudas sobre las conservas de pescado en lata, gracias a nuestra fuente de Conservas en lata. Respuestas que os serán de gran ayuda.

Preguntas frecuentes sobre las conservas de pescado

¿Es segura la conserva de pescado en lata?

Absolutamente. El proceso de conservación no sólo destruye las bacterias responsables del deterioro de la comida, sino que además elimina el 99% de los residuos de pesticidas que a menudo se encuentran en los alimentos frescos.

¿El proceso de conservación en lata elimina las vitaminas?

Todo lo contrario. Las conservas permiten mantener las vitaminas, las proteínas y todos los nutrientes de los alimentos.Es más, la rapidez con que se prepara la conserva evita que se pierdan muchos elementos nutritivos.

¿Las conservas en lata tienen conservantes?

Una de las ventajas de las conservas de pescado en lata, es que no requieren aditivos para mantener los alimentos en perfecto estado.

¿Debemos desechar el aceite en el que está sumergido el pescado en la lata de conserva?

No. Todo lo contrario. En él están concentrados gran parte de los nutrientes y vitaminas y aportará un delicioso sabor al plato en el que lo utilicemos.

¿La conserva de pescado en lata tiene fecha caducidad?

No. Muchas conservas tienen la fecha de “consumo preferente” impresa en la lata. Eso quiere decir que, después de esa fecha, la conserva puede perder gusto, textura o apariencia. Pero no entraña riesgo.

¿Cuánto tiempo conservan los alimentos envasados en lata sus propiedades nutritivas y su mejor gusto?

Durante cinco años, la comida enlatada mantiene óptimamente sus cualidades de sabor y sus niveles de nutrición. Aunque suelen mantener sus vitaminas y proteínas durante mucho más tiempo.

¿Si la lata está abollada significa que la comida que contiene se ha estropeado?

La comida seguirá en perfecto estado siempre y cuando el golpe no haya dañado la superficie de la lata hasta el punto que ésta gotee, rompiendo su estanqueidad. Pero nunca ha de consumirse el contenido de una lata que se haya abombado (hacia fuera). En ese caso debe devolverse sin abrir al establecimiento donde fue adquirida.

¿Es normal que al abrir la conserva en lata oigamos una especie de silbido?

 Algunas latas está envasadas al vacío, y al abrirlas se escapa un ligero sonido, algo así como “shshshshsh”. Sin embargo, si este ruido es más que un susurro, o al abrirla el contenido sale a borbotones, puede que se haya echado a perder.

¿El envase de la conserva en lata es reciclable?

Por supuesto. La lata de acero es uno de los envases más reciclables y reciclados que existe. Y también el estuche de cartón. Simplemente, deposítelos en el contenedor de basura adecuado.

 

La Junta de Andalucía valora el esfuerzo del sector conservero y su capacidad de aunar tradición y modernización

La Junta valora el esfuerzo del sector conservero Conservera de Tarifa

La Junta de Andalucía valora el esfuerzo del sector conservero y su capacidad de aunar tradición y modernización

El Delegado de Agricultura visita las instalaciones de Industrial Conservera de Tarifa y destaca la apuesta de calidad de empresas dedicadas a esta actividad. El Delegado Territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, José Manuel Miranda, ha valorado “el esfuerzo del sector conservero y su capacidad de aunar tradición y modernización“, en el contexto de una visita realizada hoy a las instalaciones de Industrial Conservera de Tarifa en esta localidad.

Junta y valor Conservera de Tarifa

La Junta de Andalucía en las instalaciones de Conservera de Tarifa

En el transcurso de esta visita, realizada en compañía de los directivos de la empresa conservera, Miranda ha resaltado que “Industrial Conservera de Tarifa es un buen ejemplo del trabajo desarrollado por el sector y de su apuesta por la calidad en el Campo de Gibraltar”. Campo de Gibraltar es uno de los tres núcleos donde se concentran mayoritariamente las empresas conserveras y transformadoras de la provincia, junto a la Bahía de Cádiz y Barbate.

El delegado de Agricultura ha recordado asimismo “el compromiso de la Junta de Andalucía para apoyar a las empresas agroalimentarias en nuestra comunidad autónoma” y ha incidido en “su capacidad para aprovechar la sabiduría artesanal e innovar a un tiempo, adaptándose a las nuevas necesidades de los mercados para ser más competitivas”.

Por otra parte, durante la visita a Conservera de Tarifa, el delegado de Agricultura ha destacado la capacidad de ésta para generar empleo y apostar por el empleo femenino. Según datos de la empresa, cuenta con una plantilla de 78 personas, de las que alrededor de un 80% son mujeres.

Conservera de Tarifa y sus conservas de pescado

Industrial Conservera de Tarifa está especializada en la fabricación y comercialización de conservas de pescado artesanales, siendo sus productos estrella las de caballa, melva y atún. Esta empresa comercializa al amparo de marcas como La Tarifeña, Marina Real y Piñero y Díaz y pertenece al Consejo Regulador de las Indicaciones Geográficas Protegidas Caballa de Andalucía y Melva de Andalucía.

Transformación de productos pesqueros

El sector de transformación de productos pesqueros en Andalucía está formado sobre todo por pequeñas y medianas empresas y genera unos ingresos anuales que rondan los 275 millones de euros. Las conservas y los ahumados concentran casi dos tercios del valor económico de la producción de transformados comercializada desde Andalucía.

Los principales procesos de elaboración que se desarrollan en Andalucía abarcan desde las tradicionales conservas, salazones y ahumados hasta los recientes procesos relacionados con productos de cuarta y quinta gama, incluida la actividad de congelación de pescado. En las provincias de Cádiz, Huelva y Málaga se ubican la mayor parte de las empresas conserveras.

Las conservas de caballa se posicionan como el principal producto de las industrias andaluzas especializadas en el proceso de conservas, aglutinando el 60% del tonelaje comercializado de este tipo de productos. Junto a la caballa, las empresas andaluzas focalizan este proceso productivo principalmente en otras tres especies: melvaatún y sardina.