Bienvenidos a Conservera de Tarifa

Las marcas de Conservera de Tarifa recogen el testigo de las más de 10 fábricas de conservas que llegaron a existir en esta localidad. Son dignas representantes de una industria vinculada desde siempre a Tarifa y a sus gentes.

Conservera de Tarifa, es el resultado de la unión de las dos Fábricas de Conservas de Pescado con más tradición de Tarifa (Cádiz): La Tarifeña S.L. y Marina Real S.A.

Y hoy es la firma de conservas de pescado más tradicional y artesanal de la provincia de Cádiz.

LA TARIFEÑA

La Tarifeña fue fundada en el año 1910 por Salvador Pérez Quero.

Es la marca más antigua de esta conservera. Durante más de un siglo, La Tarifeña ha sido una industria emblemática de Tarifa generando empleo y manteniendo el método artesano y tradicional en la elaboración de conservas de melva, caballa y atún. Sus propietarios son los Hermanos Pérez Chico.

La fábrica estaba situada en la calle Arapiles número 13 de Tarifa. Su producción tiene mucha aceptación, especialmente en Andalucía.

Sus especialidades son: 
Filetes de Caballa de Andalucía en Aceite de Oliva;
 Filetes de Caballa de Andalucía en Aceite de Girasol;
 Filetes de Melva de Andalucía Canutera en Aceite de Oliva; Filetes de Melva de Andalucía Canutera en Aceite de Girasol; Filetes de Melva de Andalucía de Almadraba en Aceite de Oliva; Filetes de Melva de Andalucía de Almadraba en Aceite de Girasol; Troncos de Atún en Aceite de Girasol.

MARINA REAL

Inicia su actividad en 1915 como Martínez y Ródenas, Sociedad en Comandita. Posteriormente pasaría a llamarse Conservas Martínez y Ródenas y Compañía S.A., nombre que conservaría hasta el año 1991.

Los dueños eran los valencianos D. Ramón Palomar Martínez y D. Ángel Ródenas Soto. En ese mismo año se hace cargo de la fábrica una nueva sociedad y la marca adopta su nombre actual, Marina Real, conservando su logotipo MR. La fábrica estaba situada en calle La Chanca número 11.

Sus especialidades son:
 Filetes de Caballa de Andalucía en Aceite de Oliva; 
Filetes de Caballa de Andalucía en Aceite de Girasol;
 Filetes de Melva de Andalucía Canutera en Aceite de Oliva; Filetes de Melva de Andalucía Canutera en Aceite de Girasol; Filetes de Melva de Andalucía de Almadraba en Aceite de Oliva; Filetes de Melva de Andalucía de Almadraba en Aceite de Girasol; Troncos de Atún en Aceite de Oliva;
Troncos de Atún en Aceite de Girasol.

PIÑERO Y DÍAZ

Empresa familiar fundada en el año 1939 por Diego Piñero Moreno y su esposa Luz Díaz Sanchez, inicia su actividad a principios de 1940. En el mes de Julio del año 1957, tras el fallecimiento de sus fundadores, se constituye como Sociedad Limitada con los apellidos de ambos, denominándose Piñero y Díaz, S.L. Sus administradores fundacionales fueron Diego Piñero Triviño y Juan Luis Díaz Triviño.

La fábrica estaba situada en la calle Numancia número 3, y los almacenes en el número 8. Los secaderos de los salazones estaban en unos almacenes propiedad de la empresa, en la calle San José número 19, donde permanecían colgados secándose entre unos 20 ó 30 días, según la grasa de cada producto a secar.

Actualmente comercializa los siguientes productos:
Filetes de Caballa de Andalucía en Aceite de Girasol;
 Filetes de Melva de Andalucía Canutera en Aceite de Oliva; Filetes de Melva de Andalucía Canutera en Aceite de Girasol; Filetes de Melva de Andalucía en Aceite de Girasol;
 Troncos de Atún en Aceite de Oliva.

 

CONSERVERA DE TARIFA

En el año 2013 se decide la creación de una nueva marca amparada con el nombre de la empresa y nace Conservera de Tarifa, con nuevos envases y una imagen diferenciadora, para hacer frente a un mercado en expansión y a un público cada vez más exigente. Pero manteniendo la esencia de las marcas originales y elaborándose en la misma fábrica con el cuidado artesano que caracteriza a todos nuestros productos.

Conservera de Tarifa ya se consume en países como Francia o Estados Unidos, y allá donde va sorprende a propios y extraños con el inconfundible sabor de la conserva tradicional tarifeña.

A lo largo de su historia, cada empresa ha tenido grandes encargados y encargadas de cocción, de producción y de las estibadoras. Actualmente, bajo el sello Conservera de Tarifa, sus maestras son Isabel Ladrón de Guevara Conejo y Mari Luz Sanchez Lima y su encargado de cocción es José González.

Sus especialidades son:
 Filetes de Caballa de Andalucía en Aceite de Oliva;
 Filetes de Melva de Andalucía Canutera en Aceite de Oliva; Filetes de Melva de Andalucía en Aceite de Oliva; 
Troncos de Atún en Aceite de Oliva.

CONSERVAR ES LO NUESTRO

Desde 1910, la industria conservera ha guiado el espíritu de progreso para los tarifeños. Lejos quedan ya aquellos días en que Tarifa ubicaba diez u once fábricas de conservas de pescado. Actualmente es Conservera de Tarifa la que ha tomado el testigo, si bien, es el resultado de la fusión de varias empresas conserveras tarifeñas.

Aunamos así el conocimiento, la experiencia y la excelencia, manteniendo el espíritu tradicional y familiar, que generación tras generación, desde hace más de 100 años, han conservado el trabajo y la dedicación a la conserva de pescado.

Nuestra apuesta por continuar con un proceso de producción artesanal y un tratado del pescado únicamente manual implica una mayor proporción de puestos de trabajo. Y también, mayor tiempo de elaboración. Pero nos garantiza la excelencia y la pureza del producto. Éste es nuestro secreto: no hay secretos.

COMPROMISO CON LA PESCA RESPONSABLE

Conservar las especies que alimentan nuestra industria, es nuestra responsabilidad.

Nuestro pescado es capturado con métodos de pesca artesanal y sostenible. Solo así, cumpliendo las reglas del juego, aseguramos que los sabores de ayer y de hoy se sigan disfrutando mañana.

Los productos de Conservera de Tarifa están amparados por el sello Indicación Geográfica Protegida y por el Consejo Regulador de las Indicaciones Geográficas Protegidas Caballa y Melva de Andalucía. Esto significa que están sometidos a las directrices y controles rigurosos de un estricto Reglamento que regula, no sólo la materia prima empleada, sino igualmente su proceso de elaboración. Se garantiza así el respeto de las técnicas de pesca, y la calidad y tamaños de las especies utilizadas en la elaboración de nuestras preciadas conservas.

Conservera de Tarifa se ha comprometido desde hace décadas con el respeto permanente al litoral andaluz y el Desarrollo Sostenible de su región, gracias al uso racional de los recursos naturales y al aprovechamiento y reciclaje de aquellos residuos procedentes de nuestra industria. Dedicamos importantes recursos al desarrollo de nuestros productos, fomentando el empleo y unas adecuadas condiciones de trabajo en la región.

calidad_cert_110
indicacion_geo_110
consejo regulador 110 img
PESCADO DEL SUR Y ELABORACIÓN ARTESANAL

En cada envase de Conservera de Tarifa se encierran deliciosas porciones de melva, caballa o atún que ha sido capturado con métodos de pesca sostenible.

Limpiar, cocer, estibar, aceitar y cerrar. Sencillo, sano, exquisito.

El mejor pescado del Sur, aceites de máxima calidad y sal seleccionada. Nuestros tres ingredientes mágicos, que dotan a nuestras conservas de un carácter único al paladar y de un sabor y textura excepcionales. Y sobre todo, las manos expertas que desde hace generaciones se ocupan de procesos tan importantes como la limpieza, la cocción y la estiba, para garantizar una presentación impecable. Esta fase marca la gran diferencia: el pelado manual, sin intervención de productos químicos, permite que el pescado mantenga sus características naturales. Nada más y nada menos.

Nuestras conservas de pescado están amparadas así por el sello Calidad Certificada otorgado por la Junta de Andalucía.

CONSEJO REGULADOR

EL CONSEJO REGULADOR DE LAS INDICACIONES GEOGRÁFICAS PROTEGIDAS CABALLA Y MELVA DE ANDALUCÍA GARANTIZA UN PRODUCTO NATURAL ELABORADO POR TÉCNICAS TOTALMENTE ARTESANALES

Las marcas andaluzas que cumplen este requisito, se someten a rigurosos controles, tanto en su proceso de fabricación como en el producto terminado. Por eso, cuando una marca ostenta el distintivo del Consejo Regulador está garantizando al consumidor un producto con las máximas condiciones de calidad.

Productos Elaborados

Las conservas de Caballa y Melva elaboradas bajo el Reglamento del Consejo Regulador son sometidas a los procesos de descabezado y eviscerado del producto y lavado hasta la adecuada eliminación de sangre y mucus. El cocido se efectúa introduciendo el pescado en una disolución de sal en agua potable en ebullición. A continuación, se realiza el pelado del pescado que se lleva a cabo de forma manual, lo que tiene una especial importancia dentro del proceso de elaboración del producto, ya que al no utilizar productos químicos, permite al pescado mantener sus características naturales y conseguir un producto de óptima calidad y seguridad alimentaria.

Una vez obtenidos los filetes de pescado, limpios de piel y de espinas, se envasan manualmente en recipientes metálicos o de cristal añadiendo el aceite de oliva o girasol, y cerrando herméticamente los envases que posteriormente son esterilizados mediante un tratamiento térmico suficiente para destruir cualquier microorganismo.

Las técnicas artesanales utilizadas en la elaboración, garantizan que el pescado conserva todas sus propiedades naturales que evidentemente, en una manipulación manual, no pueden ser alteradas. Los veedores del Consejo Regulador garantizan por medio de sus inspecciones periódicas que los procesos responden a las exigencias del Reglamento y que éste se cumple en su totalidad, tal como lo demuestra los registros que de forma habitual se elaboran y que son a su vez supervisados por la Consejería de Agricultura y Pesca.

Materia Prima

El Reglamento del Consejo Regulador de las Indicaciones Geográficas Protegidas Caballa y Melva de Andalucía, define de forma concreta las especies que sirven para la elaboración de las conservas amparadas por él, y que son la Scomber Japonicus y la Scomber Colias para la Caballa y la Auxis Rochei y Auxis Thazard para la Melva. Estas especies son las que habitualmente se dan en nuestras costas.

El Reglamento también establece que el pelado del pescado debe hacerse de forma manual sin la utilización de productos químicos que aceleren este proceso ni de ningún tipo de conservante. Los procesos deben realizarse en su totalidad en las fábricas que deben partir del pescado y finalizar en la conserva totalmente elaborada y envasada. Las fábricas deben estar ubicadas en las localidades que de forma específica se indica en el Reglamento.

Igualmente el Reglamento fija como únicos líquidos de cobertura a utilizar en estas conservas, el aceite de oliva y el aceite de girasol. Todos estos extremos son verificados por los veedores del Consejo Regulador de forma periódica garantizando con ello su cumplimiento.

Por tanto, las condiciones de estas conservas las hacen ser un producto natural típico de la dieta mediterránea, con una calidad excepcional y una alta seguridad alimentaria. El pescado azul utilizado como materia prima, aporta el ácido Omega 3 de alto valor preventivo de las enfermedades cardiovasculares, como se ha podido demostrar, y a él se le une el ácido oleico aportado por el aceite de oliva, formando un producto de alto valor nutritivo y excelentes condiciones para la salud.

ÚNETE AL CLUB DE LA CONSERVERA

Porque Conservar, es lo nuestro