Las papas aliñás y el poder de una lata de melva

receta de papas aliñás
receta de papas aliñás

Las papas aliñás y el poder de una lata de melva

Ni la Cibeles, ni la de Trevi, la mejor fuente es la de papas aliñás. La sencillez de su nombre delata también la complicación de la receta, pero, ¡ojo! no nos confiemos, porque en temas de cocina no todo vale. Este es un plato que para que quede perfecto, requiere de un orden y, sobre todo, de unos ingredientes de primerísima calidad. Aquí van las instrucciones infalibles para preparar las mejores papas aliñás de la historia.

Papas aliñás con esencia gaditana

Dicen que Cádiz lleva las papas aliñás en las venas. Y puede que sea cierto, ya que no hay tapeo gaditano que se precie que no incluya esta sencilla pero sabrosísima receta en sus barras. Así que si echas de menos tus días en Tarifa, recuerda: las papas aliñás no son solo para el verano.

Los ingredientes

– 600 grs de patata nueva.

– Una cebolleta.

– Aceite de oliva virgen extra.

– Un chorro de vinagre de vino blanco o de Jerez.

– 2 huevos (opcional).

– Un poco de perejil fresco picado.

– Sal y algo de pimienta.

– Y, por supuesto, una lata de 280 grs. De melva, caballa o atún de Conservera de Tarifa.

El truco para que tus papas sean todo un manjar

Vamos a detenernos en las claves imprescindibles para que las papas aliñás sean eso, auténticas papas aliñás y no una reunión cualquiera de ingredientes. Uno de los secretos gaditanos mejor guardados para que queden de chuparse los dedos es, en realidad, un secreto a voces: la materia prima debe ser de excelente calidad. Es decir, buenos huevos, aceite de oliva virgen extra y una lata de conserva de pescado de Conservera de Tarifa que convertirá tus papas en un manjar exquisito, único y difícil de olvidar. La otra clave para que todo salga bien se encuentra en la preparación.

Preparación

Paso 1. La cocción de las patatas es una piedra angular más del plato. Las ponemos a hervir, sin cortar ni pelar, en abundante agua, con una pizca de sal y un chorro de vinagre blanco durante unos 20-25 minutos. El tiempo es fundamental. Hay que calcular el punto exacto como para que la patata no quede dura pero tampoco se deshaga. Un pinchazo de tenedor nos sacará de dudas sobre si ya están tiernas o no.

Paso 2. Colamos las patatas y esperamos a que se enfríen lo justo como para poder pelarlas. Mientras tanto, hervimos los huevos y cortamos la cebolla en aros o en tiras.

Paso 3. Pelamos las patatas, las cortamos en trozos medianos, añadimos la cebolla y las aliñamos con sal, perejil fresco, vinagre blanco y aceite de oliva –sí, el orden es importante-. También es conveniente que las patatas no se hayan enfriado del todo para que puedan absorber y empaparse bien del aliño. El aceite que contienen las latas de Conservera de Tarifa se puede utilizar perfectamente para la mezcla, ya que no incluye conservantes, químicos ni aditivos.

Paso 4. Removemos con cuidado y añadimos los huevos duros y la lata de Conservera de Tarifa que prefiramos. Para esta receta, la melva de Andalucía y la melva canutera son perfectas, pero la caballa o el atún son opciones también deliciosas.

Remakes de las papás aliñás

Las papas aliñás, además de deliciosas, sencillas y rápidas, son versátiles y admiten diferentes versiones en sus ingredientes. El tomate, las aceitunas o el pimiento casan bien con casi todo; con las papas aliñás, por supuesto que también. ¿Una última recomendación? Cómetelas todas al momento y no dejes ni una para mañana. Las papás aliñás son muy de carpe diem y como mejor están son en el día.