La ventresca de atún: conoce esta exquisita conserva de pescado

ventresca de atun

El atún es la gran estrella de las estanterías de cualquier supermercado, esa lata que nunca falta en tu despensa, el ingrediente que va de fábula en casi todas tus recetas. El corte más habitual en conservas de pescado es el lomo de atún, pero la ventresca le sigue con fuerza y se erige para muchos como la parte más interesante del atún. ¿Quieres saber por qué? Te contamos todas las cualidades que convierten a la ventresca en un exquisito manjar.

El atún: ese preciado tesoro del mar

Antes de pasar a conocer las partes del pescado, vamos a deteneros en el pez en sí, ya que se trata de una de las joyas más fascinantes del mar y de un imprescindible en las cocinas de todo el mundo. El atún es un pescado azul que cuenta con quince especies diferentes, aunque en España se comercializan solo cinco: el atún rojo, el atún de aleta amarilla o yellowfin, el atún de ojo grande y el atún listado.

El atún yellowfin es el que utilizamos en Conservera de Tarifa para la elaboración artesanal de nuestras conservas, excepto para nuestra Gama Premium Salvaje, que preparamos con Atún Rojo Salvaje del Estrecho de Gibraltar. ¿Qué caracteriza al atún yellowfin, también conocido en España también como atún claro? Recibe su nombre de la brillante tonalidad de sus aletas y es una de las especies de atún de mayor tamaño (llega a alcanzar los 2,40 m y los 175 kg). En cuanto a sus cualidades culinarias, su carne firme y su sabor intenso hacen que sea un pescado único en el mundo y muy apreciado.

¿Qué es exactamente la ventresca y dónde se encuentra?

ventresca de atun

A la ventresca en Japón se la como “toro”, que significa de melosidad superior, y es, sin duda, la gran estrella de la cocina nipona. Pero vayamos por partes: los cortes se realizan en función del nivel de grasa de cada pieza del atún. En total son 25 los cortes comestibles que se pueden extraer del atún y este gana en grasa de arriba hacia abajo y de dentro hacia fuera.

La ventresca es una pieza triangular que se encuentra en la parte inferior del pez, muy próxima a la cabeza y al vientre, del que recibe su nombre ventresca, aunque en algunas zonas se lo conoce como como ventrecha, ventrisca, mentresca, barriga, ijar o ijada. Por su ubicación, contiene gran cantidad de grasa saludable, lo que le aporta un sabor más intenso pero fino y delicado al mismo tiempo que el resto de piezas del pescado. Eso junto a su textura melosa, su fino laminado y la falta de espinas, le confieren unas cualidades exquisitas y la convierten en uno de los cortes más cotizados y preferidos por los chefs de todo el mundo.

Una conserva artesanal y con grandes propiedades para tu salud

La ventresca no solo es una joya gastronómica, también es un verdadero tesoro nutricional. Tiene un alto contenido en proteínas y sus ácidos grasos omega 3 y omega 6 ayudan a equilibrar los vasos sanguíneos y a reducir la presión arterial, por lo que es el antídoto perfecto contra las enfermedades cardiovasculares. También puede presumir de su alto aporte vitamínico –de ahí que sea uno de los alimentos preferidos de los deportistas–, ya que cuenta con vitamina E, B2, B3, B6 y B12. Y en cuanto a minerales, también es una magnífica fuente y contiene hierro, magnesio, potasio, fósforo y yodo.

¿Qué no debes olvidar cuando compres tu lata de ventresca de atún?

ventresca La Tarifena

El etiquetado. Los certificados de calidad, elaboración y origen son la garantía de lo que estás comprando. La ventresca de atún de La Tarifeña cuenta con el sello de Indicación Geográfica Protegida (IGP), una denominación de calidad con la que la Unión Europea certifica un de calidad superior al de otros productos, y con el de Calidad Certificada Junta de Andalucía, que confirma que el producto ha sido elaborado bajo unos estrictos controles de calidad y seguridad alimentaria.

En Conservera de Tarifa sabemos que cuando trabajamos la ventresca, tenemos en nuestras manos un verdadero delicatesen a la altura del mejor jamón ibérico o del más exquisito caviar. Elaboramos la conserva siempre de forma artesanal y con la mejor materia prima, según nuestra receta tradicional centenaria que, con su mimo y saber hacer, preparan cada día nuestras estibadoras. Al abrir la lata, verás que la conserva de ventresca de La Tarifeña contiene filetes limpios, láminas de carne de color rosado claro y colocadas de forma ordenada en el envase. Su aroma y su sabor son agradables, penetrantes, y su textura, tierna y jugosa, prácticamente se deshace en la boca. Por todo esto, la ventresca de atún tiene un sitio especial reservado en nuestra fábrica y en los corazones, platos y despensas de todos los amantes del buen pescado.

Entradas recomendadas